Slide DOLORES REDONDO FAQ

Quiero leer los libros de Dolores Redondo en orden. ¿Por dónde empiezo?

El primer volumen de la Trilogía del Baztán es El guardián invisible; el segundo es Legado en los huesos; y el tercero y último es Ofrenda a la tormenta.

Todo esto te daré es una novela independiente que puede ser leída en cualquier moemnto, igual que Los privilegios del ángel.

La cara norte del corazón es otra novela protagonizada por Amaia Salazar, que tanto puede leerse antes como después de la Trilogía del Baztán.

¿Qué es la Trilogía del Baztán?

La Trilogía del Baztán son los primeros libros escritos por Dolores Redondo, que se han convertido en un fenómeno internacional con más de un millón de libros vendidos en español y que han sido traducidos a más de 30 lenguas.

Cuéntanos un poco sobre 'El guardián invisible' y la Trilogía del Baztán. ¿Desde el principio sabías que iba a ser una trilogía?

Sí, la historia está inspirada en un crimen ritual que ocurrió hace años en un lugar cercano al Baztán, dónde se emplaza toda la trilogía, y la historia está contada desde las consecuencias que tiene recordar. La inspectora Salazar es una mujer que deberá regresar al pequeño pueblo donde nació para ponerse al frente de una investigación de crímenes en serie contra adolescentes. La naturaleza de estos crímenes y el tener que regresar a este lugar hará resucitar un oscuro secreto del pasado que implica a su propia familia, a sus hermanas, a sus padres y a ella misma. Este secreto será el que el lector irá desentrañando través de los tres libros; todo esto mientras Amaia Salazar ejerce su labor de policía buscando a un asesino con razones motivaciones más complejas de lo que a primera vista pudiera parecer.

La Trilogía de Baztan está protagonizada por una mujer, la inspectora Amaia Salazar. En cambio, en Todo esto te daré es un hombre homosexual. ¿De qué manera le condiciona la elección de los personajes a escribir sus novelas?

Una escritora sabe ponerse los zapatos de otras personasa. En mis otras novelas, también había muchos personajes masculinos complejos, muy bien dibujados y pensados, por lo que no fue una novedad para mí tener a un hombre como personaje principal. El proceso creativo es exactamente el mismo. Lo que pasa aquí es que Manuel es escritor y yo soy escritora, así que estoy profundamente conectada con este personaje y la distancia entre nosotros es mucho más corta que con muchos de mis otros personajes. Estamos vinculados a través de nuestras mentes creativas, a través de nuestros trabajos, a través de quiénes somos, ya que ambos nos identificamos como escritores. En la novela, el hecho de que Manuel sea gay es realmente secundario: se define por la pérdida de su marido, tiene que afrontar esta pérdida y la pérdida del mundo en el que se sentía seguro, el mundo en el que vivía y pensaba como verdadero.

¿Qué te inspiró a la hora de escribir La cara norte del corazón?

Me inspiré en un asesino de familias, el estadounidense John List, que escapó de la justicia durante dieciocho años. Cuando estudié el perfil de este hombre, que había masacrado fríamente a toda su familia en 1971, supe que tenía que hacer algo con él. Luego, en 2005, vi las imágenes en la televisión de cómo Nueva Orleans quedó destruida por la tormenta del huracán Katrina y quedé muy impresionada. Pero me sorprendió aún más cuando me di cuenta de que la ciudad y su gente habían sido abandonadas a su suerte mientras que Estados Unidos, que supuestamente es el país más poderoso del planeta, con un ejército que se supone está siempre disponible para atender cualquier emergencia, en cualquier lugar del mundo…

La ambientación es clave en todas sus novelas.

El paisaje y el entorno son cruciales para mí. Lo trato como otro personaje de las novelas, y uno clave. No importa que elija Galicia, o Baztan; es el norte, eso es lo importante. Crecí en este lugar del norte, dentro de una familia muy matriarcal con hombres importantes a mi alrededor, en una cultura de trabajo duro, de trabajo físico duro. Siempre he admirado a Mario Puzo, soñaba con vivir en los Estados Unidos, en las grandes ciudades, y escribir sobre ese tipo de vida. Cuando crecí y maduré, me di cuenta de que no podía ignorar el lugar en el que había crecido, tenía que aceptarlo, ya que ese lugar era poderoso. Mi universo es el Norte, y ese es el escenario que siempre elijo para mis novelas. No tiene por qué ser el norte español, puede ser cualquier norte. La esencia del Norte es parte de mí.

¿Qué autores te inspiran, ya sean de novela negra u otros géneros?

Soy un rendida admiradora de PD James y Agatha Christie, Ruth Rendell, pero también de Dickens, Juan Rulfo, Ernesto Sabato y Juan Benet.

¿Cuánta investigación hay en tus libros?

Investigo muchísimo para escribir toda la parte técnica y policial, y también para las partes más históricas. Sin embargo soy defensora de la escritura instintiva, no me gusta encontrar un manual técnico en una novela. Prefiero descripciones más personales, filtradas por mi propia comprensión del mundo y de las cosas.

¿Cómo escribes? ¿Tienes una rutina? ¿Cuál?

Oh, por supuesto. Me encantaría escribir de madrugada y dormir toda la mañana, pero soy una madre y una esposa y si quiero ver a mi familia he de vivir con sus mismos horarios. Trabajo desde que mis hijos se van al colegio hasta que regresan, todos los días, excepto cuando llego a la parte final de la novela, cuando escribo las últimas cien páginas vivo sólo para escribir, hasta que la termino. Después lo celebro con mi familia.